LOS TALLOS ARMARGOS Opera Improvisada

Una ópera improvisada de Diego Jascalevich para orquesta, coro y solistas.

Sobre una novela de Adolfo Jasca.
Diego Jascalevich- Concepto, Música
Miguel Jascalevich- Libreto 
Beeke Dummer / Jochen Reiss- Traducción

La improvisación como principio rector musical de una ópera cuya trama está firmemente basada en un libreto y, por lo tanto, sirve como fuente de inspiración para la interacción espontánea entre el director y el músico: esa es la idea básica de este proyecto escénico no convencional.
Porque la ópera y la improvisación, parecen a primera vista estar muy distantes y separadas, y porque la improvisación no pertenece al mundo de la música clásica tradicional, esta opera Improvisada quiere establecer nuevos acentos y darle lugar a sonidos inesperados y sin precedentes.

“La idea de crear esta obra, surgió después de realizar varios proyectos de improvisación que había organizado en ocasiones anteriores, en los que dirigí improvisaciones orquestales y grupales y noté el gran potencial que este lenguaje escondía.”

De la interacción entre el director, al mismo tiempo compositor y, los músicos que simultaneamente son también interpretes y compositores, surge una comunicación no verbal, que es la base en la que se desarrolla el sonido de esta ópera.
Los componentes básicos del concepto son el libreto y una partitura gráfica.
Los músicos y solistas interpretan las indicaciones que el director transmite con determinados gestos de la partitura y sincronicamente inspiran al director con los sonidos que espontáneamente van surgiendo.
Basada en la  novela del fallecido escritor y periodista argentino Adolfo Jasca, LOS TALLOS AMARGOS.
La novela “LOS TALLOS AMARGOS” fue un gran éxito literario en Argentina en la década del 1950, que luego fue llevada al cine en 1956 por Fernando Ayala y con música original de Astor Piazzolla.